Una princesa de vacaciones – Elizabeth Harbison

Una princesa de vacaciones - Elizabeth Harbison

Una princesa de vacaciones (2003)
Título Original: Princess takes a holiday (2003)
Editorial: Harlequín Ibérica
Sello / Colección: Jazmín 1806
Género: Contemporáneo
Protagonistas: Dylan Parker y Teresa de Corsaria “Tess McDougall”

Argumento:
Tan sólo deseaba disfrutar de un soplo de libertad.
La princesa Teresa de Corsaria necesitaba tomarse un descanso de tantas galas benéficas y revistas de cotilleo, pero encontró mucho más cuando se le averió el coche en aquella pequeña ciudad de Carolina del Norte. Encontró un lugar que la recibió con los brazos abiertos. Bueno, recibió a una mujer llamada Tess McDougall…
Y entonces conoció a Dylan Parker, el médico del lugar, y empezó a tener ganas de acabar con las mentiras. Pero ¿qué haría un hombre tan honesto y tan guapo como Dylan cuando se enterara de quién era realmente la mujer que tenía entre sus brazos?-

PRÓLOGO
Habían pasado más de diez años desde que la princesa Teresa de Corsaria había conducido un coche por última vez. Aquella tarde, mirando por la ventana de su suite en el Hotel Four Seasons en Washington D.C., había sentido un pinchazo de envidia al ver a la gente andando por la Avenida de Pennsylvania. Andando, conduciendo, incluso simplemente permaneciendo de pie en una esquina… ninguno de ellos se daba cuenta de la suerte que tenía al poder salir a la calle sin que nadie les dijese que era un riesgo para su seguridad.
La princesa Teresa, que había pasado sus primeros veintiún años de vida como Tess McDougall, de Liberty, Ohio, se acordó de lo que era aquello. Hasta sus diecinueve años había estado en un colegio en Inglaterra, en un programa de intercambio. Nadie se había fijado particularmente en nada de lo que ella había hecho. Hasta que su compañero de clase, Philippe Carfagni, le había pedido salir en una cita. Entonces todo el mundo se había interesado por ella. Porque Philippe Carfagni, daba la casualidad que era el príncipe heredero de Corsaria, un pequeñísimo, pero muy elegante principiado en la costa italiana.
El romance había sido anunciado a los cuatro vientos. Los titulares sobre la boda habían llenado los periódicos de toda Europa. Todos habían comentado su vida junto al guapo príncipe y su maravilloso castillo de hacía más de quinientos años a la orilla del mar. Ella debería haber sabido que aquella rocosa costa, preciosa pero peligrosa, era el presagio de acontecimientos venideros.
Tess había pensado que estaba enamorada de Philippe, realmente lo había pensado, pero no le había costado mucho darse cuenta de que realmente se había enamorado de la idea de estar enamorada de un príncipe. Y la idea de un príncipe había chocado fuertemente con la caprichosa realidad.
La imprudencia había acabado con la vida de Philippe. En un viaje de esquí en Suiza había retado a su guardaespaldas a bajar una pista muy peligrosa. Casi inmediatamente, una pequeña avalancha había derribado a los dos, convirtiendo a Tess en una princesa viuda. Si no hubiese sido por la hermana pequeña de Philippe, María, Tess hubiera vuelto a Estados Unidos tan pronto como hubiera pasado un periodo respetable de luto. Desgraciadamente, no lo había hecho. Revistas y periódicos habían seguido considerando su historia rentable y no habían dejado de escribir sobre ella. La situación se había hecho todavía más difícil al estar rodeada por dispositivos de seguridad que no dejaban de decirle que no era seguro ir a aquel barrio o a tal tienda, o que en aquel restaurante había demasiada gente.
-¿Madame? -la voz encogida de su secretaría personal, Clara, la sacó de sus pensamientos.
-Lo siento -Tess echó un último vistazo a la gente de la calle, suspiró y se dio la vuelta hacia Clara-. ¿Qué estabas diciendo?
-Que la Fundación Boden acaba de llamar y ha dicho que la función benéfica de esta noche ha conseguido aproximadamente tres millones de dólares para la investigación de cáncer de mama.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*